¿Sabía esto?

La práctica de Mindfulness permite desarrollar la inteligencia emocional en los niños, permitiendo:

1. Reconocer sus emociones con mayor facilidad.

2. Expresar de una mejor manera esas emociones que ya saben reconocer y logran una mejor tolerancia a la frustración.

3. Aplicar técnicas de respiración consciente que favorecen la regulación emocional.

5. Aplican estrategias para enfocar su atención en sí mismos y en otras actividades, en vez de enfocarse en las preocupaciones.

6. Fortalecen su consciencia corporal, se conectan con el cuerpo y sus sensaciones.

7. Aprender a identificar y a manejar bloqueos causados a partir de pensamientos limitantes.

Share on facebook
Facebook