Cuando los niños se proponen a realizar una figura compleja, se están retando a sí mismos, lo que les permite ganar seguridad. Logrando autoconfianza ya que saben que pueden lograrlo estando presentes y atentos. Mejoran la imagen y el concepto de sí mismos, permitiendo el error como medio de aprendizaje.